Comisiones Obreras - Campaña "Cáncer cero en el trabajo"

Comisiones Obreras - Campaña "Cáncer cero en el trabajo"
Comisiones Obreras - Campaña "Cáncer cero en el trabajo"

martes 13 de diciembre de 2011

CCOO Región de Murcia celebra en Cartagena las Jornadas Amianto y Cáncer

CCOO Región de Murcia ha organizado durante el día de hoy unas jornadas sobre la cuestión del amianto y su relación con el cáncer laboral. Para CCOO la prevención de riesgos es una herramienta fundamental para el desarrollo de un país. CCOO se ha dirigido nuevamente a los grupos parlamentarios, como hace cinco años, exigiendo medidas urgentes.

José Cánovas, Daniel Bueno y Constantino Sotoca durante la inauguración

José Cánovas, Daniel Bueno y Constantino Sotoca durante la inauguración

Las Jornadas Amianto y Cáncer, a las que ha asistido un centenar y medio de delegados del sindicato, han sido inauguradas por el Secretario General de CCOO Región de Murcia, Daniel Bueno, y por el Consejero de Educación, Formación y Empleo, Constantino Sotoca.

En palabras de José Cánovas, secretario de Salud Laboral y Medio Ambiente de CCOO Región de Murcia, "en nuestra región podríamos estar hablando de una cifra entre 1.500 y 1.800 trabajadores afectados directa o indirectamente por enfermedades relacionadas con la exposición al amianto".

Según la OIT 100.000 personas mueren cada año en el mundo como consecuencia de la exposición al amianto. En España el amianto llega más tarde que al resto de países de la Unión Europea, se comenzó a utilizar de forma masiva en 1950 hasta 2001 año de su prohibición, por lo que los efectos sobre la salud se verán más tardíamente. Según las estimaciones disponibles lo peor está aún por llegar, siendo los años comprendidos entre el 2010 y el 2025 los de mayor incidencia de cáncer por amianto. Un estudio epidemiológico exhaustivo realizado en la Unión Europea revela que el amianto va a causar la muerte de 40.000 a 56.000 personas en España de aquí hasta el 2025. Múltiples Comunidades Autónomas, entre las que se incluye Murcia, serán las zonas con mayor tasa de mortalidad por cáncer de pleura y pulmón que, principalmente afecta a los trabajadores de la industria naval, fibrocementos, material ferroviario y reparación de automóviles.

Más de dos millones de toneladas de amianto recubren hoy tejados, techos, paredes, tubos de conducción de agua y gas, de refrigeración en fábricas, almacenes, hospitales, centros de enseñanza y de investigación, edificios públicos y privados; también en barcos, trenes y en múltiples aplicaciones industriales como frenos y embragues del sector del automóvil. Existe un Registro de Empresas con Riesgo de Amianto (RERA) que incluye pocos cientos de empresas: no están todas las que son a pesar de ser obligatoria la inscripción para las empresas. Se carece, por tanto, de un necesario registro histórico de empresas y trabajadores expuestos en los últimos treinta años para hacer una vigilancia de la salud específica y un diagnóstico, en su caso, temprano. CCOO lamenta que ante esta situación los poderes públicos hagan "oídos sordos", resten importancia al problema y se resistan a reconocer la relación entre la exposición al amianto y las enfermedades derivadas.

En cuanto a los efectos, tradicionalmente ha existido un gran desconocimiento en la Seguridad Social sobre estas patologías, y por lo tanto han sido poco reconocidas. De hecho, en 2010, la Seguridad Social sólo notificó 106 enfermedades profesionales relacionadas con este agente (81 enfermedades por polvo de amianto y 25 cánceres); 13 cánceres declarados sin baja.

La prohibición del uso y comercialización del amianto en el año 2001, con ser un paso muy importante, no resuelve los grandes problemas que este mineral provoca en la salud y el medio ambiente. Tres son los grandes retos que como país tenemos por delante y que vertebran las propuestas que desde CCOO se vienen realizando en relación al amianto: los afectados y las victimas del amianto, el amianto instalado y su impacto en la salud pública y el medio ambiente, y la transferencia del riesgo a terceros países.

Hace cinco años, CCOO se dirigió al Congreso de Diputados,en un escrito similar en el que les pedíamos la adopción de medidas urgentes para el seguimiento y la atención de los trabajadores enfermos  por exposición al amianto. Estas peticiones no han sido atendidas o lo han sido de manera muy parcial, haciéndose cada vez más urgente  e ineludible la adopción de medidas  tales como:

• La firma de convenios específicos promovidos por la Secretaría de Estado de Seguridad Social entre ésta y las CCAA, tanto con el área sanitaria (sobre la vigilancia de la salud de todo el colectivo de trabajadores expuestos) como con el área de servicios sociales para el correcto apoyo a enfermos y familiares.

• Instrucciones específicas a las Mutuas (como entidades colaboradoras de la Seguridad Social) para que agilicen el reconocimiento de las enfermedades profesionales derivadas de la exposición al amianto según quedan recogidas en el nuevo cuadro de EE PP, en los trabajadores actualmente en activo.

• La firma de un convenio específico entre la Seguridad Social y las Asociaciones de Sociedades de Prevención y Servicios de Prevención Ajenos, para establecer mecanismos operativos de comunicación entre éstas y la correspondiente entidad colaboradora de la Seguridad Social a los efectos de calificación de las EE PP por exposición a amianto, según lo contemplado en el artículo 5 del RD 1299/2006 de EE PP.

• Reconocimiento de forma automática de todas las patologías derivadas de la exposición al amianto como enfermedades profesionales por parte de los Equipos de Valoración de Incapacidades de la Seguridad Social, en los trabajadores con antecedentes de exposición en su vida laboral, para así evitar la continua judicialización a la que se ven abocados.

• La firma de un convenio entre la Seguridad Social y la Dirección General de la Inspección de Trabajo  para agilizar la actuación de ésta en los supuestos de extinción laboral (sin derecho previo a prestación de incapacidad) por incompatibilidad entre el estado de salud del trabajador y el puesto de trabajo, objetivando la viabilidad en la adaptación o cambio de puesto; y para agilizar las resoluciones de las propuestas de recargo de prestaciones realizadas por la Inspección por exposición de los trabajadores al amianto.

• Creación de un registro nacional de mesoteliomas, cáncer de pulmón y otras patologías asociadas a la exposición al amianto.

•  La Seguridad Social deberá hacer una propuesta de calendario para aplicar coeficientes reductores en la edad de jubilación de trabajadores expuestos al amianto en su vida laboral.

• Creación de un Fondo de Compensación para las victimas del amianto que garantice las indemnizaciones para los afectados. Si tenemos que cuenta los largos periodos de latencia de las enfermedades producidas por el amianto es fácil entender que muchas veces, las empresas donde se produjeron las exposiciones ya han desaparecido, con lo que las actuaciones jurídicas dirigidas a la compensación del daño no tienen posibilidades de abrirse camino. Pero además ante la tragedia del amianto el derecho de daños es un mecanismo de compensación ineficiente. En base a estos argumentos hay países como Francia o Bélgica que ya han establecido fondos de compensación/indemnización como método para indemnizar a las victimas.

Pedimos también a otros ámbitos de las Administraciones Central y Autonómicas que asuman sus responsabilidades al respecto y garanticen:

• Desarrollo armonizado del programa de vigilancia postocupacional que permita establecer una cohorte de trabajadores y dotarnos de un registro lo más exhaustivo posible de trabajadores expuestos a amianto en los últimos 30-40 años.

• La adopción de las medidas adecuadas, antes de iniciarse trabajos de seguridad, mantenimiento, reparación o desguace, para identificar la presencia de amianto, recabando si es necesario información de los propietarios de los locales, empresarios o constructores.

• La elaboración de un programa de acción de acuerdo con las CC.AA. que permita la identificación del amianto instalado para una correcta gestión,  control y eliminación, con el fin de evitar cualquier impacto en la salud de los trabajadores y la población en general, con los registros y procedimientos necesarios para ello.

• Realización de estudios epidemiológicos en los territorios más afectados, que incluya además de los trabajadores, sus familiares y la población en general.

Nos gustaría recordarles que han existido diferentes iniciativas parlamentarias presentados por varios grupos parlamentarios y que hasta el momento actual se han trasladado solo de forma parcial, existiendo lagunas muy importantes que dejan en situaciones de clara indefensión y desprotección a muchos trabajadores y trabajadoras, pero también a muchos ciudadanos y ciudadanas:

• Proposición no de Ley presentada por el Grupo Parlamentario Socialista, relativa a la adopción de medidas que ayuden a paliar la situación de los trabajadores afectados por la exposición al amianto de 8 de noviembre de 2.002

• Proposición no de Ley presentada por el Grupo Parlamentario Mixto, relativa a medidas contra la asbestosis, de 24 de febrero de 2.005

• Moción del Grupo Parlamentario Mixto, sobre la necesidad de un plan de medidas globales, especialmente sociales, laborales y administrativas, destinadas a trabajadores afectados de asbestosis y a sus familias de 21 marzo 2006

Al igual que hace cinco años queremos insistir que la Confederación Sindical de Comisiones Obreras estamos comprometidos en la lucha contra el amianto desde que se tiene conocimiento de sus efectos nocivos: antes por su prohibición,  y ahora por una digna compensación moral y económica de las víctimas y de sus familias, tanto a nivel social e institucional como legal y que CCOO seguirá defendiendo la prohibición mundial del amianto ante las Organizaciones Internacionales así como la prohibición de la transferencia de riesgos a terceros países.

CCOO Región de Murcia celebra en Cartagena las Jornadas Amianto y Cáncer

martes 13 de diciembre de 2011

Documentos relacionados

Programa de las Jornadas Amianto y Cáncer
La lana de la salamandra